Orígenes del Moto Club Monrepós

Para buscar los orígenes del Club hay que remontarse a 4 fechas clave: 1923,  1947, 1999 y 2002. Sin ninguna de estas fechas hubiese sido posible que hoy en dia pudiera existir el Moto Club Monrepós como lo conocemos.

1920-1930

Ruiz, Navascués, Díaz, Yarza y Ricardo y José Berna

Por un lado hay que viajar hasta los felices años veinte, cuando los primeros pioneros de la moto comenzaron a organizarse.

En Aragón el Moto Club de Aragón (desgraciadamente desaparecido) comenzó por aquellos años a participar en diversas competiciones de regularidad en moto, en los que a modo turístico, se primaba el mantenimiento de una velocidad media. También el Moto Club de Aragón, junto al Moto Club de Cataluña, constituyeron en 1923 la Real Federación Motociclista Española.

Se participó en los famosos Rallyes de Terramar y en los premios de Turismo organizados por el Moto Club de Cataluña. En 1931 en Moto Club de Aragón colaboró en la organización del III Gran Premio de Turismo, del que uno de sus pilotos, Ricardo Berna Giménez resultó vencedor sobre un recorrido de 1400 km.

En marzo de 1932 se participó en la XVII Prueba de regularidad por equipos organizada por el Motoclub de Cataluña, consiguiendo el equipo Blanco-Azul del Moto Club de Aragón la medalla de bronce. El Mundo Deportivo lo recogía en sus páginas:

El  tercer puesto logrado por los aragoneses, fuera de su tierra, es excelente teniendo en cuenta que para participar en la carrera realizaron el sábado por carretera el trayecto Zaragoza – Barcelona, que al llegar uno de los componentes del equipo pasó a cubrir el circuito y que el domingo a las 7 de la tarde, tras finalizar la carrera, salían otra vez a la carretera hacia Zaragoza. No se puede pedir más en dos días. Ricardo Berna (H. Davidson), Jose Mª Navascués (Cotton), Manuel Ruiz (Ariel) y Clemente Díaz (Fiat) forman un equipo magnífico”

En los años siguientes Ricardo Berna participó en muchas otras carreras, obteniendo muy buenos resultados, siendo uno de los primeros grandes pilotos aragoneses. Ricardo también realizó un viaje a la Fabrica de BMW en Eisenach, en 1936 y otro a Oslo (Noruega). en aquella época no eran habituales los viajes por europa en moto.

Ricardo Berna tenia un hermano pequeño, José (nuestro presidente de honor), que a la temprana edad de 12 años (1931) cogió “prestada” la moto de su hermano mayor para irse a dar una vuelta por Zaragoza con un amigo “No se que hubiese pasado si nos hubiesemos caido” confiesa José Berna.

La semilla estaba sembrada y la Harley de Ricardo pronto se convirtió en una flamante BMW R63 Sport que su hermano José había comprado de segunda mano. A la postre, esta moto con matricula M-31432 permanece aún en la familia, siendo la primera motocicleta BMW que se matriculó en españa.

Por su parte José asumió fuertemente la pasión de su hermano mayor, convirtiendose en un extraordinario motorista. Por sus manos pasaron una Harley Davidson, una Brough Superior SS100 (El Rolls Royce de las motos, le llamaban), una Gilera VLE500, una BSA, una Puch 350GS, la Bmw r63 de su hermano, una BMW R100, BMW R80G/S y finalmente una BMW K100RS con la que dijo adiós a las dos ruedas pasados los 80 años, por una caida. “Me di cuenta de que ya no tenia ni la habilidad ni los reflejos para montar en moto .Esa caida fue de novato asi que despues de 70 años en moto decidí colgar las botas” .

Es muy notable el caso de Dña. Catalina Berna (1908-2004), hermana de los anteriores  que constituyó un claro ejemplo de integración de la mujer en el mundo motero, siendo una de las primeras mujeres de España en ponerse el típico “mono” para ir en moto, cosa muy mal vista en la época habida cuenta de que el mono completo lleva pantalones, algo inmoral en una mujer en los años 20 y 30. También se animó en hacer sus primeros kilómetros como conductora a bordo de la Harley de su hermano, haciendo además miles de kilómetros como paquete. es muy habitual verla en las fotos de la época, demostrando la plena adaptación de las féminas en el universo motorista.

Años 50 y 60

El Moto Club del Monrepós

En el conocido Café Baviera de Zaragoza,sito en el número 23 del paseo Independecia de Zaragoza se ubicaba la sede del Moto Club de Aragón. Durante años este establecimiento se había convertido en un auténtico centro de reunión de los motoristas aragoneses como un pionero Ace Café a la española, pero llegados los años de posguerra la actividad del Moto Club de Aragón giró cada vez más a la organización de carreras y a convertirse en un elitista club social, perdiendo la destacada actividad social de salidas y excursiones que lo había caracterizado desde su fundación. Dentro del Moto Club de Aragón existía un pequeño grupo “disidente” que apostaba por continuar con las salidas en moto y al no organizarlas el Aragón, comenzaron a quedar de forma libre.

Coincidiendo con esta etapa en 1947 se abrió la Carretera Comarcal 136 (C-136) a través del Puerto de Monrepós convirtiendo a este paso de Montaña en uno de los preferidos para aquel grupo de amigos, que además contaban con la facilidad de disponer de una casa de unos conocidos donde hospedarse.  Las 300 curvas entre Arguís y Jabarrella pronto fueron exaltadas al olimpo motero por su increible belleza y trazado sin igual para ir en Moto. Tanto es así que éstos amigos acabaron por denominarse “Los Chicos del Monrepós” o “Moto Club del Monrepós”. Por primera vez el nombre “monrepós” se unia a la moto. Una unión indisoluble hasta la fecha.

En los primeros años 50 se promovío el proyecto del “Moto-Refugio del Monrepós”, que consistía en acondicionar unas construcciones ubicadas en la cima del puerto como albergue-refugio para motoristas, encuadrado en el viejo sueño de contar con una red nacional de este tipo de refugios. A pesar de realizarse diversas gestiones durante años, el proyecto no prosperó pues se encontraron impedimentos al ser éste “un club deportivo de la capital” en referencia a Zaragoza.

Pocos años después otra entidad, esta vez de Huesca, volvió a promover la idea, llegando a cristalizar en 1961 cuando se inauguró bajo el nombre “Moto-Refugio San Cristóbal”, contando con 54 plazas en litera, cocina, salón con chimenea, teléfono y aparcamiento cubierto para las motos con servicio de herramientas.

Mientras tanto la entidad seguía participando en diversos Rallyes por toda España, bajo la bandera del Moto Club de Aragón.

1999

El Pub Indalo

Sin aparente relación, en 1999 se abrió en Zaragoza el Pub Indalo regentado por Carmelo Tejera y Silvia Bazán. Este pub se orientó como centro de reunión de los motoristas de la ciudad, tomando el relevo de viejas leyendas como el “Bahia Verde”, el “Dos Ruedas”, el “Perséfone” o el “Triciclo” quedando como único bar con orientación exclusivamente motera en la ciudad del ebro.

En sus instalaciones se juntaba lo mas florido del motociclismo aragonés: Pilotos, aficionados, clubes…. Los fines de semana aquello parecía una concentración, pues raro era el viernes que había menos de 30 motos aparcadas en la puerta. A veces lo difícil era “aparcar” el casco y la chaqueta.

El Pub en cuestión se convirtió en lugar de visita indispensable para cualquier aficionado que visitase Zaragoza. La buena música, la decoración motera, las carreras, las porras del podio de 500cc, las salidas dominicales. Todo en el Pub Indalo invitaba a la moto, todo.

Como no es de extrañar, pronto se organizó un nutrido grupo, los cuales realizaban salidas todos los domingos que rara vez eran de menos de 400 km. Tras varios años en estos términos y tras un creciente interés en las rodadas de circuito, Carmelo y Hector junto con otros amigos fundan el “Racing Team Follow Me (si puedes)” Toda una declaración de intenciones.

2002

Buseros Locos y la web Monrepos.tk

En aquel año coincidieron en las filas de la extinta empresa Autocares Cortés, Miguel Ibáñez, Javier Berna y Emilio Andrés.

Los tres eran unos enfermos de las motos con una visión muy similar del mundo motorista. Eran habituales los debates sobre la historia del motociclismo. Los tres se quedaban pasmandos y pensativos con las historias de José y Ricardo Berna y las biografías de ases del motociclismo como Florencio Fuentes, Zacarías Mateos “Meteoro”, Vicente Naure o Santiago Herrero “Eso si que era afición” “Que valor” eran las frases más comunes.

Que en ese momento coincidiesen los tres fue cosa del destino: Miguel se había pegado toda la década de los 90 haciendo kilómetros sin parar, buscando ese compañero de fatigas que se resistía a aparecer. En similares términos estaba Javi, que montaba en moto desde los 6 años y que habia pasado el último lustro de los 90 haciendo kilómetros sin parar en viajes-odisea a bordo de pedorretas de 50 y 80 cc, pasando al final al 4T, sin nadie con quien compartir el sufrimiento. Por último estaba Emilio, que se resistia a jubilar su Cagiva Freccia 125 por no tener a nadie con quien compartir la ilusión de hacer kilómetros sin descanso. Veterano de la moto de campo, Emilio llevaba unos años “parado” por esa extraña sensación.

Partiendo de las experiencias de los tres, utilizando las viejas historias de José Berna como guión, fundan provisionalmente “Buseros Locos”, mientras se trata de legalizar la situación del Moto Club Monrepós. Buseros nació con la única meta de reunir amigos para salir en moto, sin más pretensiones que la recuperación de ese viejo espíritu. En poco tiempo Buseros Locos creció con la unión de Noelia, Raúl, vanessa, teo, Francisco, Raúl Mecánico, Helen, Gerardo… Alcanzando al final un nutrido grupo de enfermos mentales que se caracterizaron por la permanente mala climatología que acompañaba todas sus excursiones.

Mientras tanto se desarrolla la web Monrepos.tk, hoy “.es” como ventana del club al mundo digital mientras se siguen los pasos para reconstruir el Club Monrepós.

2003-2006

La unión de facto: Clubes separados, fines comunes

En esta etapa es cuando puede considerarse que el Moto Club Monrepós renace “de facto”, tal fue la union y los coordinadores que existieron, que hoy conforman la Junta Directiva del Club. Estos dos años fueron un sensacional periodo de adaptación para la posterior fusión entre ambos clubes.

Buseros Locos tenia su sede social en el Pub Cenador Géminis de San Juan de Mozarrifar, pero como muchos otros clubes, tambien tenían querencia por el Pub Indalo. Poco a poco  despues de muchas noches con conversaciones sobre motos, los socios de ambos clubes se dan cuenta de que hay algo mas que amistad, algo más que ser aficionados a las motos: Todos tienen una visión muy parecida sobre el mundo de la moto.

Sin saberlo, todos estaban buscando hacer reverdecer ese viejo espíritu de compromiso, lucha, afición, fuerza de voluntad y compañerismo del que 80 años antes Berna, Ruiz, Navascués  junto a sus compañeros de fatigas habían sido claros exponentes.

Durante este periodo las salidas separadas de ambos clubes quedaron paralizadas, haciendose todas las semanas salidas conjuntas. A excepción de alguna rodada en circuito por parte del Racing Team Follow Me, la actividad de cada club quedó disuelta en una sola.

En verano de 2005 apareció el proyecto “Ruta de los Penitentes”, fruto de una noche de demasiado alcohol entre Miguel, Carmelo y Javi. La “Ruta de los Penitentes” venía a ser la culminación de una forma de pensar y entender la moto, una actividad inédita en su formato, pero en cierto modo heredera en su espíritu de superación de aquellos viejos rallyes.

Durante todo el año los dos clubes trabajaron codo a codo en la preparación de la I Ruta de los Penitentes, que iba a celebrarse el día 2 de septiembre de 2006. Se eligio un nombre para actuar en conjunto, daba igual, penitentes era el fruto del trabajo de todos así que se resolvió (como no) actuar bajo el nombre “Club Motor Monrepós” En la escasa tirada promocional podía leerse“Organizan Racing Team Follow Me y Buseros Locos bajo la nueva denominación Club Motor Monrepós” . A pesar de todo en la corta tirada de camisetas promocionales todavía se podian leer los nombres por separado.

Tras el éxito del trabajo conjunto en la I Ruta, a pesar de la escasa participación, el día 6 de septiembre de 2006 se reunen de un lado Miguel, Javier y Noelia de Buseros Locos y por otro Carmelo y Silvia del Racing Team Follow Me, firmando el acta fundacional que integraba a ambos clubes bajo una sola denominación. 59 años después de la primera  vez que se utilizó el nombre, habia nacido de forma oficial el Moto Club Monrepós.

En la parte estatutaria, la figura de Dña. Catalina Berna y y el ejemplo de integración de la mujer que habia significado 80 años antes fue el aliciente para que se tomase la decisión de incluir a las mujeres como socias de pleno derecho y como cargos directivos. De hecho, Noelia Alcalá, secretaria del Club, fue por lo que sabemos la primera mujer en ostentar un cargo directivo en un club de Zaragoza. El camino abierto por Catalina 8 decadas antes y ahora por Noelia fue secundado rápidamente por otros clubes que incluyeron también a mujeres en sus juntas directivas.

El premio, o quizá la culminación de ese sueño de recuperar la esencia del motociclismo en sus primeros años vino con un párrafo en el artículo que nos dedicó Motos.Net con motivo de la IV Ruta de los Penitentes, que decía lo siguiente.

“La Ruta de los Penitentes es una buena oportunidad de acercar las motos a sus conductores, básicamente porque no siempre se tiene la oportunidad de vivir una jornada de entre 10 y 14 horas encima de la motocicleta. Valores como la solidaridad, la camaradería y la fuerza de voluntad afloran de nuevo y recuerdan a los moteros que el ir en moto es mucho más que el mero placer de conducir”.

El sueño se ha cumplido, gracias a vosotros.

2006-2008

Crecimiento

Una vez pasada la primera ruta se comenzó el trabajo para la siguiente. Todo hacía ver que el proyecto había calado y que al siguiente año habría bastante participación, por lo que se resolvió contar con más personal para control y señalización. Para ello se contó con algunos  parroquianos del Pub Indalo recien llegados al mundo de la moto, pero con aparente ilusión por hacer cosas y colaborar con el proyecto.

Por otro lado a lo largo de 2006 y el primer semestre de 2007 continuó la actividad normal de salidas domingueras, viajes y demás, transcurriendo con muchísimo éxito la II Ruta de los Penitentes.

Se preparó la III Ruta de los Penitentes de 2008 y el Pub Indalo cambió de dueño, lo que hizo resentirse la afinidad de ese local con el mundo de la moto. Se resuelve dejar la sede y buscar otra, que provisionalmente se situó en otro pub cercano.

El 2008 iba a ser un duro año para el Club, pues parte de la gente que había ingresado en la entidad tenía una visión radicalmente distinta a la de los “veteranos” del club, así que 2008 se cerraria separando los caminos, volviendo el club prácticamente a la masa social que venía desde 2002.

2009-2011

IV, V y VI Ruta, local propio, Reunión de Arguis y consolidación

El año 2009 supuso la consolidación de la entidad a nivel nacional y tal vez internacional, al aparecer los primeros participantes extranjeros en la IV Ruta de los Penitentes. A finales de año se alquila la sede social del Camino de los Molinos y los socios se esmeran en las obras del local.

2010 Arranca con la presentación de la V Ruta, por fin en nuestra sede. Se amplia la masa social y transcurre con éxito Penitentes. El club cierra el año con gran éxito en su primera edición al frente de la Reunión Invernal de Arguis, que se cierra con uno de los mejores índices de participación en más de 15 años.

El 2011 comenzó como siempre con la presentación de la VI Ruta. En el acto de presentación tuvimos el honor de contar con el ex-piloto Juan Garriga que vino junto a su Yamaha TZ500 del mundial del 92 a compartir con nosotros ese día tan señalado.

No obstante, en poco espacio de tiempo la tragedia se cebó con la entidad pues en poco menos de un mes tuvimos que decirle adiós a dos compañeros. Mientras tanto surgieron serios problemas organizativos en el mes previo a la Ruta de los Penitentes.

Se cierra el año con gran éxito en la XXXVIII Reunión Invernal de Arguis, con más de 400 inscritos pese al anuncio de un fuerte temporal de nieve y viento.

Actualidad

El año 2012 comienza con la apertura de la inscripción de la VII Ruta de los Penitentes, agotando las plazas en menos de 20 minutos. Huesca es por primera vez centro de operaciones de la Ruta de los Penitentes, lo mejora sensiblemente el desarrollo del evento, que resulta ser un absoluto éxito.

Archivo Histórico del Moto Club Monrepós

El archivo histórico del Moto Club Monrepós comprende gran cantidad de documentación, material audiovisual, periodístico y conmemorativo aportado por la propia entidad, sus socios, simpatizantes y entidades afines, tanto en régimen de donación como en régimen de depósito.

Este archivo está fundamentado en el motociclismo pero existen fondos relacionados con otras formas de motor como karting o automovilismo. Los fondos abarcan el periodo comprendido entre 1922 y la actualidad, con documentación diversa sobre competiciones, excursiones y diversas facetas más que permiten recrear con fidelidad no solo nuestra propia historia, sino la de los últimos 90 años del motociclismo en Aragón.

Disponemos de cientos de negativos fotográficos desde 1922 con sus correspondientes copias positivas. También contamos con fotografías de las que no se ha conservado el negativo original.

  • Documentación, correspondencia y material diverso.
  • Revistas y periódicos originales
  • Trofeos, elementos conmemorativos y publicitarios, folletos, pósteres, programas de actos, adhesivos etc…
  • Material audiovisual en formato Super8, VHS y video digital.
  • Reproducciones de revistas, periódicos y documentos fruto de nuestras investigaciones en archivos de particulares, entidades y hemerotecas.

Actualmente el Archivo Histórico del Moto Club Monrepós se encuentra en fase de inventariado, digitalización y clasificación.

Investigación histórica

El Moto Club Monrepós continúa hoy recopilando nuevos fondos mediante entidades y particulares que nos permiten realizar una investigación, inventariado y reproducción digital de sus fondos.

Otra faceta fundamental es el intenso trabajo realizado con los rollos de microfilm de las hemerotecas y las reproducciones de las noticias de la historia del motociclismo aragonés. El primer gran éxito fue la investigación sobre el III Gran Premio de Regularidad de 1931, donde conseguimos gran material periodístico que se unió al que ya poseía la entidad.